Revista de prensa - 
Artículo publicado por Martes 18 Septiembre 2012 - Ultima modificación el Martes 18 Septiembre 2012

La reseña de la prensa francesa del 18 de septiembre de 2012

Por Jordi Batallé

Las violentas reacciones de los extremistas musulmanes, causadas por la película anti islamista, y las intenciones del Gobierno francés de reducir las ventajas fiscales de los jubilados, son los temas más destacados de la prensa francesa de hoy.

“Vuelta del odio” y “Teherán invierte en la cólera islamista” son los titulares de Libération explicando que la fundación religiosa iraní que había puesto precio a la cabeza del autor de los “Versículos satánicos” ha aprovechado la atmósfera anti occidental creada por una película anti musulmana para aumentar el premio en metálico para quien acabe con la vida de Salman Rushdie. François Sergent, autor del editorial de Libération, transcribe la frase que ha colgado Salman Rushdie en Twitter: “Para citar las palabras inmortales de Popeye el marino, soy lo que soy y esto es todo lo que soy” . Prueba de que se puede ser un inmenso escritor amenazado desde hace veinte años y practicar el humor negro, muy negro. Una vez más, apunta Libération, el autor de “Hijos de la media noche” se ve atrapado por un Islam inflamado y descarriado. Víctima, él también, de la rabia que se ha apoderado de grande sectores del mundo árabe y musulmán por un video estúpidamente provocador. Cuatro norteamericanos, entre ellos un embajador, y decenas de musulmanes manifestantes en Sudán o Yemen han muerto, víctimas de esta ola de odio y venganza. Han muerto en nombre de Dios y de la religión musulmana que preconiza el respeto del prójimo y la tolerancia, como intentan recordar los sabios de un Islam moderado y dialogante. Incluso Europa ha sido alcanzada por manifestaciones de islamistas franceses o británicos. El mundo árabe, que vive desde hace casi dos años cambios históricos, considera Libération, tiene cosas mejores que hacer que estas crisis de cólera llevadas por una minoría fanática y exaltada. A diferencia de sus dictadores que buscaban crédito en el hecho religioso, los nuevos líderes nacidos de la primavera árabe deben desmarcarse de sus extremistas. Esta es la ocasión, concluye Libération, de mostrar su coraje político y ganarse una verdadera legitimidad.

La prensa comunista minimiza esta explosión de violencia: “El mundo musulmán no se inflama” es el titular del comunista L’Humanité explicando que las manifestaciones a veces violentas provocadas por la película anti Islam sólo han reunido a pocos miles de personas en los países musulmanes, en los que la gran mayoría de la población ha ignorado el llamamiento de los extremistas. Para Jean-Paul Piérot, quien firma su editorial, una vez más la habitual colusión de los adeptos al “choque de culturas” hace estragos. Aunque no se conozcan todavía los detalles de la relación entre la difusión masiva de un oscuro peliculón que vehicula la más vulgar islamofobia, y el desencadenamiento de manifestaciones violentas en las que han participado miles de extremistas para defender la religión ultrajada, todo esto está demasiado bien construido para que sea fruto del azar. No hace falta más para que los medios europeos hablen de “un mundo árabe que se inflama”. Para L’Humanité, sería mejor decir que son los medios de comunicación que se inflaman, desarrollando una insultante amalgama entre la inmensa mayoría de la población de los países arabo-musulmanes y una ínfima minoría de activistas que aprovechan la oportunidad brindada por un productor poco serio de California, con el apoyo de un pastor amante de los procesos de la inquisición.

Proceso inquisitorio lo hace el Gobierno de Hollande a los jubilados franceses: “Los jubilados en el punto de mira” es el titular de portada de Le Figaro que explica que después de un informe del Tribunal de Cuentas, el Gobierno estudia reducir sus ventajas fiscales y sociales. Para Gaëtan de Capèle, autor del editorial, no saben cuándo ni cómo, pero los jubilados no se hacen ilusiones: pronto van a tener que contribuir para sanear tanto las cuentas de la seguridad social como las arcas del Estado. Apoyándose en las recomendaciones del Tribunal de Cuentas, el Gobierno no lo esconde y ha comenzado su trabajo de preparación psicológica. Y como protección, la técnica del la caza a los ricos, que no deben ser precisamente los más numerosos. Por supuesto no está prohibido abrir un debate sobre la participación de los jubilados al esfuerzo nacional. Pero sin simplismos fuera de lugar. Hay que tener valor para emprender medidas de este tipo. Pero después la vida resulta más fácil, concluye Le Figaro. Suecia puede permitirse hoy el lujo de… ¡reducir los impuestos a los jubilados!
 

tags: Revistas de prensa
React to the article
Commentez cette article en tapant votre message dans la zone de texte. Le nombre de caractères est limité à 1500 ou moins.
(0) Reaction
Cerrar