Martes 28 Mayo 2013
‘La Consagración de la primavera’ cumple 100 años
Por María Carolina Piña

El mundo de la música celebra el Centenario del estreno de esta obra maestra compuesta por Igor Stravinsky que marcó un hito en el siglo XX.

"Temo que ‘La Consagración de la Primavera’ repugne incluso a los que hasta ahora me han manifestado su simpatía". Con estas palabras publicadas la víspera del estreno de la obra en París, Igor Stravinsky quería preparar a la audiencia al cambio musical drástico que presentaría aquel 29 de mayo de 1913.

Ese día, el Teatro de los Campos Elíseos de París reunía a la crema y nata de la sociedad parisina, en la presentación del nuevo número de los "Ballets Rusos" compuesto por Stravinsky, uno de los músicos más en boga del momento. Pero ese día Stravinsky sorprendió con esta obra maestra, "La Consagración de la Primavera", una de las más trascendentales de la música y de la danza. Ballet en dos actos coreografiado por Vaslav Nijisnki y basado en la Rusia pagana. Se vieron allí bailarines adorando a la Tierra y a la primavera, en un rito místico que provocó el estupor de la sala.

De hecho, "La consagración de la Primavera" pasó a la historia como uno de los escándalos más terribles de la historia de la música. Por qué, esta obra chocó tanto en su momento.

“En “La consagración de la Primavera’, Stravinsky rompió con la tradición clásica al utilizar una rítmica muy compleja y totalmente inhabitual para la época. Pero también introdujo una complicada armonía. De hecho, el compositor ruso estableció las bases de lo que después fue el dodecafonismo y las tonalidades libres. Nada de esto tenía lógica dentro del sistema tonal al que estaba acostumbrada la gente, e incluso resultaba desagradable”, explicó a RFI Juan Manuel Marrero, doctor en estética y compositor.

Las innovaciones en la armonía, los ritmos, la coreografía en "La consagración de la primavera" provocaron el día de su estreno gritos de rechazo en el público que asistía a la primera función.

“El estreno de esta obra fue un verdadero escándalo. El público abucheó tanto que los bailarines no escuchaban la música. Stravinsky, quien se encontraba en la sala, debió subir al escenario para marca el tempo. Pero este incidente hoy es irrelevante. Lo importante fue esta nueva música compuesta por Stravinsky, y el tipo de ballet que se hizo desde entonces”, agregó Francis Lepigeon, director musical del Teatro de los Campos Elíseos de París.

A pesar de este estreno calamitoso, "La Consagración de la primavera" se impuso con el pasar de los años como una de las obras más extraordinarias y fascinantes jamás compuestas. Esta música ha inspirado a numerosos artistas, entre ellos, a la ya fallecida bailarina alemana Pina Bausch quien creó una coreografía considerada una referencia.

Comentarios
Enviar un comentario nuevo
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Esta pregunta sirve para verificar que usted es una persona y evitar el envío automático de spam.
Cerrar