Cine - 
Artículo publicado por Sábado 31 Marzo 2012 - Ultima modificación el Lunes 02 Abril 2012

México y Nicaragua en el Palmarés de Cine Latino en Toulouse

"Los últimos cristeros" de Matías Meyer.
"Los últimos cristeros" de Matías Meyer.
DR

Por Julio Feo

La cinta sobre este capítulo sangriento de la historia de México, conquistó el sábado el gran premio Flechazo del Festival CineLatino de Toulouse. Una mención especial obtuvo "Sentados frente al fuego" del chileno Alejandro Fernández Almendras.  En el género documental la ganadora  fue la nicaraguense "Una vida sin palabras" de Adam Isenberg.

La 24ª edición del festival Cine Latino, encuentros de Toulouse concluyó este sábado con la entrega de premios y la proyección fuera de concurso de la película argentina “Un amor” de Paula Hernández, de próximo estreno en Francia. Este domingo se proyectan para cerrar el telón las películas del palmarés.

El jurado internacional compuesto por el productor brasileno Rafael Sampaio, la directora argentina Albertina Carri y el director del festival de Marsella Jean Pierre Rehm, han otorgado el gran premio “Coup de cœur” (Flechazo)de este festival a la película mexicana “Los últimos cristeros” de Matías Meyer, un western místico evocador de esa rebelión acaecida en el México de 1926.

Una mención especial ha correspondido a la película chilena “Sentados frente al fuego” de Alejandro Fernández Almendras. Dos premios que no figuraban en nuestra quiniela de pronósticos. Premios que han provocado sorpresa y división de opiniones en el tendido. La opción del jurado ha valorado en todo caso dos películas con apuestas cinematográficas radicales.

El premio de la Fipresci, crítica internacional, ha sido para la película brasileña “Sudoeste” de Eduardo Nunes, y el de la crítica francesa para “El último Elvis” del argentino Armando Bo. El premio del público fue en cambio para “Violeta se fue a los cielos” del chileno Andrés Wood.

La asociación de ferroviarios de Toulouse, que dan así mismo un premio en este festival, ha galardonado la película brasileña “Historias que solo existen cuando son recordadas” de Julia Murat.

“Los últimos cristeros” es una ópera prima del director mexicano Matías Meyer, hijo de un conocido historiador mexicano que ha investigado precisamente el tema de esa controvertida rebelión en el México de fines de los años veinte.

Privilegiando los decorados naturales, Matías Meyer construye un western místico y atípico de ritmo lento y esmerada estética. La apuesta formal es arriesgada y radical, pues opta por una cámara mayoritariamente estática o con largos planos secuencias y algunos travellings para relatar su historia como a través de una serie de retablos históricos y bíblicos, apoyados en un riguroso trabajo documental.

Sus actores, no profesionales, son descendientes de ese movimiento de cristeros, a los que busca rendir homenaje, con un relato que busca salir del mero cuadro de la película de época, proyectándolo con su reflexión en nuestra época actual.

tags: Cine - México
React to the article
Commentez cette article en tapant votre message dans la zone de texte. Le nombre de caractères est limité à 1500 ou moins.
(0) Reaction
Cerrar