ENERGía NUCLEAR - 
Artículo publicado por Miércoles 16 Marzo 2011 - Ultima modificación el Miércoles 16 Marzo 2011

La crisis nuclear de Japón frena el entusiasmo atómico de Latinoamérica

La crisis nuclear en Japón ha puesto en entredicho los planes nucleares latinoamericanos.
La crisis nuclear en Japón ha puesto en entredicho los planes nucleares latinoamericanos.
KIM Kyung-Hoon / Reuters

Por RFI

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anuncia la congelación de sus planes nucleares. El presidente del Congreso brasileño pide “pensar un poco” los proyectos de su país. El Gobierno chileno seguirá adelante con sus planes pese a ser un país de alto riesgo sísmico. Argentina, Brasil y México tienen centrales nucleares en la región.

 

La situación de las centrales nucleares de Japón afectadas por el terrible seísmo de grado 9 que removió los cimientos del país el pasado 11 de marzo y el tsunami subsiguiente, ha desatado un estado de conmoción nuclear en el mundo. El debate social y político sobre este tipo de energía, nunca dormido del todo, se ha avivado y muchos países han revisado los planes que tenían para sus centrales atómicas. También en Latinoamérica, donde esta energía comenzaba a abrirse camino.
 
En América Latina, los países con plantas nucleares son: Argentina, con las centrales Atucha I y El Embalse, que además tiene otra en construcción (Atucha II); Brasil, con las plantas de Angra-1 y 2, situadas en la región costera de Angra dos Reis, al oeste de Río de Janeiro. Tiene aprobada la construcción de otra más, Angra 3; y México, con las plantas de Laguna Verde I y II. Así, la energía nuclear generada en territorio nacional supuso en 2008 para los argentinos el 6,2% del suministro eléctrico, porcentaje que fue del 4% para los mexicanos y del 3,1% para los brasileños.
 
Después de la crisis económica, la necesidad de energía y el ejemplo de estos países ha provocado que otros países del subcontinente americano se sumaran a esa opción. Así, Venezuela, Ecuador y Chile estaban realizando gestiones para construir reactores en los próximos años.
 
Hasta hoy. Que esos nuevos proyectos salgan adelante está en cuestión más que nunca en pleno trauma nuclear nipón. El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha anunciado la congelación de los planes preliminares de “programa nuclear pacífico” de su Gobierno. “Una tragedia”, explicó Chávez, que alterará  “de manera muy fuerte los planes de desarrollo de la energía nuclear en el mundo”. “Yo he ordenado que congelemos nuestros planes”, dijo en alusión a los acuerdos que en esta materia tenía con Rusia.
 
No es el único dirigente latinoamericano que se lo piensa. En Brasil, que parecía apostar seriamente por esta opción energética, el presidente del Congreso, José Sarney, ha mostrado ya sus dudas: “Es necesario adoptar un cambio serio en la visión sobre las plantas nucleares[…] Ahora, con ese problema en Japón, vamos a tener que parar un poco para pensar”.
 
Chile, adelante a pesar del terremoto de hace un año
 
También todas las cabezas se giran mirando a Chile, donde el presidente Sebastián Piñera trata de firmar un acuerdo de cooperación nuclear con el gobierno de Estados Unidos. Al igual que el país nipón, Chile es un territorio de alta actividad sísmica, de hecho hace poco más de un año un violento terremoto asoló gran parte del país. Si la energía nuclear está ahora en entredicho, mucho más en países susceptibles de sufrir una catástrofe parecida a la que ha sufrido Japón.
 
Pero el Gobierno chileno no está dispuesto a renunciar a las centrales nucleares. “Chile no puede renunciar a priori a ninguna alternativa en generación de energías”, dijo Piñera después del terremoto. “La tecnología permite que la energía nuclear, sobre todo las tecnologías nuevas que se llaman smart, sean tecnologías absolutamente a prueba de terremotos en materia de seguridad. Y por tanto estamos estudiando esa opción”.
 
Pero las fuerzas del activismo medioambiental chileno tratan de disuadir al Ejecutivo de sus intenciones. Ya se ha firmado un acuerdo de cooperación con Francia encaminado a formar a técnicos en la materia, y dentro de unos días el presidente estadounidense, Barack Obama, viajará a Santiago de Chile, donde tenía previsto firmar un acuerdo de cooperación nuclear similar. El gobierno chileno está adelantado la discusión nuclear a escondidas de la ciudadanía", criticó a la AFP el coordinador de campañas de Greenpeace Chile, Samuel Leiva.
 
“Nos oponemos al desarrollo de la energía nuclear por todo lo que significa y particularmente en Chile que tiene una alta actividad sísmica y es un país que no está preparado para lidiar con estas capacidades de desarrollo", denunció el ambientalista. El debate está en el aire.

 

tags: América Central - América del Sur - Japón
Comentarios (2)

Yo me pregunto: si alguno de

Yo me pregunto: si alguno de ustedes ¿le gustaría vivir cerca a una planta nuclear con su familia incluida? Tal vez después de lo que estamos conociendo de las consecuencias de esta energía lo pensaría dos veces. Felicito a los países que optan por otro tipo de energía, energía que puede ser renovable y que no cause ningún daño a los Ceres y al medio ambiente.

Energia Nuclear

Este tema debería ser tratado con la mayor responsabilidad por parte de
Chile país que también se encuentra en la zona sísmica del planeta.El
interesado en venderle la tecnología hará todo lo posible para que dicho
acuerdo prospere; pero no debe dejarse de lado otras opiniones y tomar la mejor decisión sin que esto signifique perder posibilidades de desarrollo,tan necesario a nuestros países.Un estudio bien meditado se
impone a priori en esta materia.

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Esta pregunta sirve para verificar que usted es una persona y evitar el envío automático de spam.
Cerrar